Cereza: El inconfundible sabor de Chile Chico

Autor: Patricia Osorio

Chile Chico en la Carretera Austral no es solo una bella localidad bañada por el impresionante Lago General Carrera o Chelenko, también es donde se cultivan las cerezas más australes del mundo.

En la década de los noventa Chile Chico comenzó a vivir un cambio en su economía. La zona tenía mucho potencial agrícola, gracias a las favorables condiciones climáticas, que hacían de estos suelos un terreno prometedor para el cultivo de frutales, tal como ocurría en Los Antiguos, Argentina, ciudad contigua a Chile Chico, y que ya poseía en la época una amplia experiencia en la producción de frutales, en particular de la Cereza.

Por esos años comenzó a cultivarse en Chile Chico este apetecido fruto, iniciándose a través de la agricultura familiar, y posteriormente “Claudio Vergara, tradicional productor de cerezas de Rancagua, inició una plantación más grande ya que él tenía mayor conocimiento del manejo de huertos productivos” recuerda María Pía Ruiz, Agrónoma, que junto a sus suegros y marido, llevan adelante Austral Cherries.

El clima de Chile Chico tiene una serie de características especiales e idóneas para el cultivo de las cerezas como vientos permanentes, heladas a inicio de primavera, baja humedad relativa y alta radiación en verano, elementos que a juicio de Cristián Águila, Director Programa Marca Calidad Aysén Patagonia Chile, permiten “tener un producto que destaca por su firmeza y dulzor, características reconocidas a nivel internacional, y diferenciadas de las otras con un sello que certifique el origen que se traduce en un producto de calidad”.

Dada la importancia de la producción de Cerezas en Chile Chico, es que hoy en día cuenta con el Sello Marca Calidad Aysén-Patagonia Chile, que pertenece al Gobierno Regional de Aysén, desarrollado por la Seremi de Agricultura con apoyo de la Universidad Austral de Chile. Su objetivo, comentó su director, es “certificar un proceso productivo que permite acreditar que hay un cumplimiento de las normas, además de contar con una barrera fitosanitaria natural que se traduce en una menor incidencia de plagas y por consecuencia menor carga de agroquímicos, condición que es valorada por el consumidor actual”.

LA CEREZA DE AYSÉN

Cuando comemos y disfrutamos de esta deliciosa fruta en verano, probablemente nunca nos preguntamos sobre sus variedades y de dónde provienen. En Chile se cultiva desde la Región de Valparaíso hasta la de Aysén, y si bien esta última aún produce un porcentaje menor en relación al país, está creciendo día a día. Además, y gracias al clima de Chile Chico es posible tener una floración más tardía, por lo que la cosecha puede ser, incluso, 60 días posterior a las regiones de O´Higgins o del Maule.

Los años han pasado, y poco a poco los productores de cerezas de Chile Chico han crecido y ganado un lugar en el mercado. Tal como lo menciona María Pía “el crecimiento ha sido importante. Han entrado productores nuevos con trayectoria frutícola en el país, por lo que la cereza de Chile Chico está siendo muy bien considerada dadas sus buenas características organolépticas”.

Junto a estas particularidades, se debe considerar que la cosecha en la Región de Aysén es la más tardía en el mundo (el proceso se realiza a partir de enero en la zona) y, por tanto, los cereceros pueden ofrecer el preciado fruto en una época en que no tiene competencia con ningún otro país productor, exportando a territorios tan lejanos como China, Europa, Corea, Canadá y Estados Unidos.

Siendo de la región, María Pía debió emigrar para estudiar en la universidad, donde conoció a su marido, también agrónomo. Ambos siempre soñaron con volver a Aysén y vivir de su pasión. Por ello para esta pareja la cereza no solo es su trabajo, sino que es parte de su historia personal, como muchos otros productores de la zona. “Nuestros huertos son para nosotros, además de nuestro sustento, una pasión y están arraigados en nuestras vidas. Ha significado gran esfuerzo y dedicación familiar, nuestros niños han crecido a los pies de un cerezo y encima su apellido es Cereceda”.

En Chile Chico se cultivan variedades de producción tardía como: sweetheart, kordia, regina y lapins, que varían en tonalidades más claras o más oscuras, pero siempre rojas y de un sabor incomparable, las que sin dudas refrescan el verano y la convierten en una de las frutas favoritas de la estación.

 
FUENTE: Carretera Austral | Publicado el 19/03/19
 

CLUB DE AMIGOS DE CARRETERA AUSTRAL

 
 

Facebook